viernes, 9 de diciembre de 2016

Un perro en un descapotable


Un amigo arquitecto tuvo un famoso profesor que les animaba a ir siempre correctamente vestidos, "porque el arquitecto en cualquier momento puede ser objeto de un homenaje".

Al parecer, ese mismo profesor advertía en los exámenes: "Queda terminantemente prohibido fumar, no sea que entre las volutas de humo se deslice la cuestión propuesta".

Más. Su explicación sobre los azulejos comenzaba con una memorable expresión: "El magnate musulmán, amante como el que más de la naturaleza, se encierra empero en su palacio, donde se rodea de profusión de fuentes y regatos".

Con semejante profesor, creo que yo hubiera hecho Arquitectura.

La foto se la hice ayer a un perro en un descapotable.

Ayer, por cierto, estuve en el cementerio y puse unas flores de pascua navideñas.

jueves, 8 de diciembre de 2016

Fiesta

En Celje se puede visitar con la misma entrada un palacete que contiene bastantes obras de arte (entre las que destaca un salón con notable trampantojo en el techo), armas, objetos de época, recuerdos de una famosa viajera local... Y en otras dependencias, unos restos romanos y medievales muy variados. la visita merece la pena.

Entre ellos, este medallón de la Virgen que pongo en la fiesta de la Inmaculada Concepción.

Siguen viniendo a mi ventana y cada vez salen mejor en la foto


Le conté a un amigo que veía estos pájaros y me dijo que en invierno era imposible, ya que se trata de aves migratorias que pasan los fríos en África y por ahí.

Pues habrán puesto calefacción central en el nido, pero lo seguro es que el 8 de diciembre siguen en Alcobendas.

lunes, 5 de diciembre de 2016

4 kilitos de cardo y pie azul

Ayer, bajo la lluvia, recogí con un primo mío esta cesta de cardo y pie azul.
Había bastantes ya pasadillas, que allí se quedaron.
Fuimos a un sitio que él sabe, con la hierba muy alta.

sábado, 3 de diciembre de 2016

Iglesia de la Santa Cruz en Gori Oljki


La de la foto distorsionada no sé cómo es una de esas iglesias que hay en lo alto de los montes de Eslovenia, visibles a mucha distancia para facilitar a los lugareños mantener viva la presencia protectora de Dios. Aquí hay más fotos. Por cierto, el santuario tiene al lado una albergue y una casa de comidas: todo muy típico y abundante.

Prometo que cuando escogí la foto y comencé a escribir tenía yo un motivo (un móvil, que dicen en las novelas negras), pero se me ha ido el motivo. Ya vendrá. O no.

viernes, 2 de diciembre de 2016

A ver el puente

Más de una vez he dicho que desde mi ventana saludo de vez en cuando a un pájaro carpintero. Hoy han venido dos juntos. Ay, ay... quién tuviera una buena cámara de fotos para inmortalizarlos como es debido.

Se acerca el puente de la Inmaculada, con sus días festivos, y ha llovido bastante y no está helando. Habrá que dar algún paseo por el campo, que es muy sano. Y malo será que no caiga algo en la cesta. Ya contaré.

He leído una noticia fuerte a la vez que esperanzadora, he estado en una sesión sobre CIENCIA Y FE y he merendado queso con membrillo, un clásico. Estoy preparado para ejercicios extremos.

jueves, 1 de diciembre de 2016

Lecturas

"Vuestro progreso apesta" pintó alguien. y yo lo leí.

Como no sé bien quiénes son aquí "vosotros", me callo.

Me estoy leyendo Cómo defender la fe sin levantar la voz, y me está gustando.
Bueno, también he descubierto recientemente la novela negra mexicana y, sobre todo, al muy chispeante Chaves Nogales.

martes, 29 de noviembre de 2016

Cunetas





En las cunetas de los caminos de Eslovenia es muy frecuente encontrar grandes crucifijos.
Mañana comienza la novena de la Inmaculada, anteayer fue el primer domingo de Adviento, se acerca la Navidad, hemos vivido todo un año jubilar de la Misericordia...

Esto de poner recordatorios en las cunetas de los caminos de la vida es algo muy cristiano, y muy humano.
Me gustan las cunetas bien llenas.

lunes, 28 de noviembre de 2016

Los sabores de los chicles




En las fotos pueden ver los ingredientes de los chicles Smile. La de color naranja es de tropical y la de color violeta corresponde al sabor de fresa-maracuyá.

No sé por qué me he leído estas etiquetas. Creo que todo comenzó en la sala de espera del otorrino, pero no estoy seguro.

Supongo que pasará con otros muchos chicles, pero creo que es destacable que entre los ingredientes de un chicle de fresa y maracuyá no haya nada de fresa ni de maracuyá. Que yo compre en Madrid productos tropicales hechos en Turquía para un supermercado alemán, ya no sorprende.

¿Pero qué decir de las diferencias entre los ingredientes de uno y otro chicle? A diferencia del de sabor Tropical, el de fresa y maracuyá contiene manitol y sucralosa, pero carece de ácido málico. ¿Cómo se les queda el cuerpo? Yo voy notando los efectos laxantes.