viernes, 13 de abril de 2018

Lepista personata





He dicho muchas veces que de mayor quiero ser redactor de etiquetas de vino.

Por segundo viernes consecutivo he conseguido escaparme por la tarde, para reunirme con una docenita de ejemplares de Lepista Personata, seta a la que en familia llamamos más sencillamente "de pie violeta" debido a que tiene el pie violeta (y que sepan que es una seta compleja y balsámica, que puede llegar a comportamientos abruptos en boca, aunque bien embridada transmite todo lo que viene siendo el bosque hasta niveles extracorpóreos).

 Y otras fotos de hoy. Ale.

miércoles, 11 de abril de 2018

Carteles




El otro día hice estas fotos en el Metro.
Recuerdo letreros de ASIENTO RESERVADO PARA CABALLEROS MUTILADOS y, sobre todo, el de PROHIBIDO FUMAR O LLEVAR EL CIGARRO ENCENDIDO, BAJO MULTA DE 5 PESETAS.
Pienso que tener nostalgia de los viejos letreros del Metro es una de las cumbres de las nostalgias.

Me pregunto si existe algún estudio sobre el diferente comportamiento de personas en caso de emergencia según hayan leído o no previamente en un cartel que en esos casos lo que procede es MANTENER LA CALMA Y ALEJARSE DEL LUGAR.

lunes, 9 de abril de 2018

¿Han salido ya las setas de cardo de 2018?




Hacía mucho tiempo que no conseguía escaparme un viernes por la tarde al campo.
Lo conseguí el otro día y dice mi teléfono que recorrí 9 kilómetros repartidos en 12.585 pasos.
Pero a ustedes no les interesa muchísimo que los torrentes vengan a reventar, ni que queden neveros en los que dejar marcadas las huellas, ni que me encontrase con caballos salvajes propios de peli de mohicanos... No, ustedes lo que quieren saber es si en medio de esta climatología tan alborotada, ha llegado la primavera a los efectos de si han salido ya las setas de cardo.

Pues les diré que ya anochecía y volvíamos para casa sin haber visto setas, cuando echamos un vistazo a un prado y en veinte minutillos, zas, pillamos para un revuelto (son las de la última foto).

domingo, 1 de abril de 2018

San Plácido






He pasado la Semana Santa en Madrid y no me he movido mucho.
Anoche fui a la Vigilia Pascual al Monasterio de san Plácido y al final hice esta foto al precioso retablo que preside la iglesia, con la Anunciación de Claudio Coello.
Fue bonito viajar al siglo XVII para rezar en la fiesta más importante del año.

Bueno, además de la foto que hice, he jugado con ella y he obtenido otras cinco.

martes, 20 de marzo de 2018

Semana Santa


Tengo que dar mañana una sesión sobre la Semana Santa.
Vale, no es sólo una semana de vacaciones escolares, pero me gustaría decir algo más. Algo sugerente, como el número 1085 del Catecismo de la Iglesia Católica: "En la liturgia de la Iglesia, Cristo significa y realiza principalmente su misterio pascual. Durante su vida terrestre Jesús anunciaba con su enseñanza y anticipaba con sus actos el misterio pascual. Cuando llegó su hora (cf Jn 13,1; 17,1), vivió el único acontecimiento de la historia que no pasa: Jesús muere, es sepultado, resucita de entre los muertos y se sienta a la derecha del Padre "una vez por todas" (Rm 6,10; Hb 7,27; 9,12). Es un acontecimiento real, sucedido en nuestra historia, pero absolutamente singular: todos los demás acontecimientos suceden una vez, y luego pasan y son absorbidos por el pasado. El misterio pascual de Cristo, por el contrario, no puede permanecer solamente en el pasado, pues por su muerte destruyó a la muerte, y todo lo que Cristo es y todo lo que hizo y padeció por los hombres participa de la eternidad divina y domina así todos los tiempos y en ellos se mantiene permanentemente presente. El acontecimiento de la Cruz y de la Resurrección permanece y atrae todo hacia la Vida."

A ver cómo me sale.

Con respecto a la foto, no digan que no dan ganas de tocar el timbre, esperar pacientemente a que salgan a abrir y entonces preguntar "¿Saben si se puede aparcar aquí? Es que busco un garaje por la zona de unos 170 metros y quería ver esta mañana por los alrededores mientras dejo aquí la fragoneta."

viernes, 16 de marzo de 2018

Mi memoria

Quería recortar una foto en redondo para un montaje y he intentado hacerlo con la herramienta de retoques de mi perfil de wasap... Y me he cargado mi perfil de wasap y no sé dónde narices tengo guardada la foto que allí tenía, por lo que he buscado en mi carrete (me gusta el nombre, la verdad), he encontrado una con paella, la he retocado y la he puesto.

Esta es una de las que me han gustado menos: en la de wasap sonrío. En esta parece más bien que miro a la cámara como si me fuera a decir algo.

Si tuviera memoria recordaría con qué App lo he hecho. Incluso sabría dónde he guardado la foto. Pero hace tiempo que lo de mi memoria se parece más a un trastero con cosas desordenadas que a ninguna otra cosa.

miércoles, 14 de marzo de 2018

Llueve copiosamente

Cuando llueve como hoy es bueno tener a mano fotos del verano en las que vas en camiseta por la noche.
Así de paso presumes de Alhambra.

Por cierto, tengo que ver si la raíz de copiar y copiosamente es la misma. A ver si una va a venir del griego y otra del latín.

Y para celebrar el quinto aniversario de la elección del Papa Francisco, estoy reenviando los quince libros electrónicos suyos que recopilan en la web del Opus Dei.

lunes, 12 de marzo de 2018

Nominalismos

Siempre me han hecho gracia los nombres de medicinas que no dejan ningún espacio a la imaginación, en plan BISOLGRIP, HEMORRANE o AERORED.
Algo parecido me pasó con el letrero de la foto.
¿Nuevos nominalismos?
¿Márketing de la transparencia?

Por cierto, que en respuesta a lo que dije el otro día, me han recomendado abundante bibliografía sobre lo beneficioso que es abrazar árboles para el cuerpo y para el alma.
Y qué quieren que les diga. Yo voy a seguir sin abrazar árboles. Sólo me faltaba que según un estudio de una prestigiosa universidad americana se hubiera demostrado que hacerlo alarga la vida o mejora los triglicéridos o alguna de esas otras sustancias gracias a las que los médicos siempre te ponen alguna pega, como la creatinina, la bilirrubina o el PSA.

miércoles, 7 de marzo de 2018

Bichejos

Este bichejo de la foto está en la sillería del coro de la catedral de Toledo.

El día del juicio final por la tarde, cuando ya estén resueltos los temas importantes, espero tener ocasión de preguntar al artista por lo que quiso decirnos con esta talla.

No descarto que me reconozca que en los brazos de algunos asientos de la sillería, cada uno tallaba lo que se le ocurría en ese momento. Algo parecido a lo que ahora hacemos en nuestras libretas durante las reuniones que se alargan, o lo que dibujamos con la mano derecha mientras hablamos por teléfono sostenido por la mano izquierda.

Aunque el bichejo, no sé por qué, lo que a mí me trae a los labios es la palabra Champions.