miércoles, 1 de julio de 2020

Un parón


Hace 15 años comencé a escribir aquí.
Ha sido toda una experiencia, repetida 2.944 veces.
Ahora llevo desde el 10 de marzo sin decir ni pío. He teletrabajado bastante durante el estado de alarma... y he decidido tomarme un descanso bloguero.
La foto es de un parón de este último otoño: un almuerzo de descanso mientras andábamos unos amigos a por hongos. Eso es lo que voy a hacer: un almuerzo y vuelvo.

Hasta pronto.

martes, 10 de marzo de 2020

Puertas

Lo armoniosa que puede llegar a ser una puerta.
Disfrutamos de las cosas sencillas.
Bromeamos con las cosas serias.
Hay que ver cómo somos.
Todos.
Si nos pinchan ¿no sangramos? Si nos hacen cosquillas ¿no reímos? Si nos envenenan ¿no morimos? Y si nos ofenden ¿no nos vengaremos? ¡Si en todo somos semejantes también lo seremos en esto!
Cuánta razón tenía Shakespeare (y qué difícil escribirlo bien).

domingo, 8 de marzo de 2020

Juguetes

En Moscú, cerca de la estación de metro con la escalera mecánica más larga del mundo hay una escultura que rinde homenaje a las víctimas de los campos de concentración de la segunda Guerra Mundial.
Es una escultura grande, fuerte, que transmite dolor, con figuras alargadas y sufrientes...
También hay libros, gafas, herramientas y juguetes.

Lo grande y lo pequeño.

Qué poético me he levantado este 8 de marzo.

viernes, 6 de marzo de 2020

Visibilidad



Supongo que estas fotos tendrían más visibilidad en Instagram. Y mucha más si las gestionase un influencer. Despertaría tal vez el interés de algún headhunter.
Pero es que yo no tengo este blog para hacerme rico y famoso.
¿O sí?

En cualquier caso, la visibilidad no está entre mis prioridades.

miércoles, 4 de marzo de 2020

Recursos

Los usuarios de pintura de spray son imprevisibles.
Ves acercarse a uno al letrero de la foto e imaginas que va a tachar PROHIBE. Pues no. Tacha con furia EMPRESA ANUNCIADORA. El grafitero va directo contra los mercados, contra el poder y el capital.
O al menos eso creo.

En fin, lo que yo quería era enlazar una recopilación de recursos para vivir la Cuaresma y la Semana Santa (y eso que no estoy nada cómodo con la palabra "recursos". Prefiero, por ejemplo, "víveres")

martes, 3 de marzo de 2020

Grandes letreros

Todo un mes de febrero sin bloguear.
Una vergüenza sin precedentes.
O sí. A ver quién se pone a buscar precedentes sobre algo tan insignificante.

El caso es que estoy más ocupado que nunca y se ve no basta que el propósito de subir fotos (que tengo muchas) con poco texto.
Habrá que hacer algo más, o no.

La foto me la ha enviado una sobrina. Es de una sala de espera de algún organismo de la Comunidad de Madrid.
Que al verlo se acuerde de mí me alegra y me conmueve a partes iguales. Algo he debido hacer bien en algún momento de su infancia, porque hay que decir que ella es muy joven, apenas una adolescente.

Queda abierto el tema de los motivos de seguridad que impiden esperar de pie.

viernes, 31 de enero de 2020

Recuerdos



Mi teléfono dice que hoy he caminado 9,6 kilómetros. No está mal para estar en plena fascitis plantar. Las fotos son de los alrededores de Estocolmo.
Las fotos avivan los recuerdos. Ayer intenté ordenar viejas fotos No lo conseguí, pero avivé recuerdos. Buenos recuerdos.

jueves, 30 de enero de 2020

Lo típico

Al repasar las fotos se sorprende uno de todo lo que se puede hacer a menos de una hora de Moscú.

miércoles, 29 de enero de 2020

San Valero, rosconero y ventolero

Tengo muchas fotos. Varias decenas de miles.
He buscado unas que hice en una lápida de la Seo de Zaragoza en al que juraría que se hace referencia a san Valero, pero no la encuentro.
Buen día hoy para celebrar al santo con roscones y vendavales.

A cambio de las fotos no halladas, aquí van estas de un café gourmet. vale, no es lo mismo, pero algo es algo.

martes, 28 de enero de 2020

De obelisco Romanov a monumento a los pensadores revolucionarios

Moscú está repleto de paradojas y de homenajes. Tanta es la afición de los rusos por las estatuas, unida a las memorias y desmemorias históricas de todo signo, que tienen en Moscú un parque dedicado al realojo de estatuas venidas a menos.

Una buena historia es la de obelisco de la foto (en este blog hay un buen resumen de su significado cambiante y sus movimientos dentro siempre de la capital de Rusia). Originalmente se erigió en 1914 para conmemorar el tercer centenario de la dinastía Romanov y llevaba nombres de zares, pero en 1918 se cambió la lista de zares por la de 19 políticos y pensadores socialistas (entre los que está santo Tomás Moro) y pasó a inaugurar el plan de Lenin de monumentos a los destacados pensadores y luchadores por la emancipación de la clase trabajadora.

La verdad es que no sé por qué me ha dado esta vena erudita.
Yo venía a hablar de waterpolo y se me ha ido la pinza al ver la foto.