lunes, 6 de octubre de 2014

Mi modesta aportación a la ceremonia de beatificación de un gran madrileño, don Álvaro. Bueno, el beato Álvaro del Portillo


En este extraño blog en el que cuento cosas de mi vida y hago pocas referencias concretas a mi trabajo, he dicho alguna cosita acerca de mi participación como voluntario en la elaboración de los mensajes de bienvenida que se emitieron por las pantallas de Valdebebas antes de las ceremonias del 27 y el 28 de septiembre pasados.
El que quiera ver los vídeos y unas declaraciones de los protagonistas, puede pinchar aquí y ver lo que recoge la web del Opus Dei sobre los mensaje de bienvenida para la beatificación de don Álvaro del Portillo de los días 27 y 28. No es porque lo diga yo, pero los vídeos son muy buenos.

En la foto aparezco con don Ignacio Ordovás, antiguamente Nacho Ordovás, uno de los individuos más gamberros del planeta tierra, al menos antes de acceder al sacerdocio.
Como iba a estar en el escenario durante las bienvenidas y la Misa, hice el propósito de no hacer fotos. Me costó, porque como bloguero friki que soy cuando pasa algo, saco el móvil para hacer 20 fotos que luego casi nunca ordenaré ni utilizaré para nada; pero hice algunas excepciones. Y Nacho se merecía una de ellas. Además, todavía no había comenzado la ceremonia: él era uno de los concelebrantes de la Misa de Acción de Gracias del domingo 28.

Aparezco con unos cascos un poco aparatosos, que me permitían estar conectado con la unidad móvil y coordinar las entradas en acción de los presentadores, el coro, los vídeos, etc. A las 12 me los podía quitar e ir tranquilamente a Misa.

Disfruté mucho ambos días. A ver si lo voy contando.

No hay comentarios: